¡A leer en el cole! Acerva Ediciones Las aventuras de Pico de Oro de Isabel Córdova RosasAcerva Ediciones acaba de lanzar al mercado la nueva edición popular de la novela Las aventuras de Pico de Oro (2014), de la escritora huancaína afincada en Madrid, Isabel Córdova Rosas.

El libro forma parte de la colección ¡A leer en el cole!, cuya característica principal es su bajo precio y la portabilidad debido a su tamaño (mide 17.5 cm x 12.5 cm).

Esta edición sigue el camino trazado por la exitosa novela Los mataperros, de Héctor Meza Parra, que en 2013 abrió esta colección diseñada —al igual que Las aventuras de Pico de Oro— para estar al alcance de todos los bolsillos, pues su precio fluctúa entre los cinco y seis soles. Los libros de la colección ¡A leer en el cole! pueden encontrarse en cientos de librerías de toda la región Junín.

Para pedidos desde cualquier provincia de la región Junín, comuníquese a los celulares Movistar: 964027960 / Claro: 964106830 / o al RPM #132945

LAS AVENTURAS DE PICO DE ORO
Isabel Córdova Rosas
2da edición (2014). 100 páginas. 17.5 cm x 12.5 cm
ISBN: 978-612-46203-5-5

Notas relacionadas:
El día en que un loro aprendió a soñar

0

El día en que un loro aprendió a soñar

abril 6th, 2014 / / categories: Ediciones /

Las aventuras de Pico de Oro, de Isabel Córdova Rosas


El día en que un loro aprendió a soñar

Juan Carlos Suárez Revollar

Isabel Córdova Rosas —la escritora más traducida en la historia de la literatura peruana— acaba de presentar su novela infantil y juvenil Las aventuras de Pico de Oro (Acerva, 2013). A continuación, un interesante examen de esta obra a partir de lo percibido por el editor que se encargó de convertirla en el libro que ya circula por toda la región Junín.

¡A leer en el cole! Acerva Ediciones Las aventuras de Pico de Oro de Isabel Córdova Rosas¿Podemos aprender de los animales? A partir de esa pregunta, Isabel Córdova Rosas nos entrega Las aventuras de Pico de Oro (Acerva, 2013), una tierna novela protagonizada por un simpático loro amazónico que tiene la peculiaridad de pensar y hablar (nunca al revés) como si se tratase de una persona.
Pero la fuerza que gana el personaje es a través de su contacto con una familia joven que lo acoge. La presencia de los dos niños, hijos del matrimonio, canaliza el contacto entre el loro parlante y las demás personas que desfilan por el libro; aunque el verdadero equilibrio llega con la tía Asun, una mujer mayor, solitaria y buena como él, ligada a la familia por haber criado a Mari Carmen, la madre de los niños. Es elocuente la empatía —casi complicidad— que se establece entre Asun y Pico de Oro, probablemente bajo la misma premisa de aquellas almas solitarias llamadas a hacerse compañía.
La novela da muchas lecciones de vida al lector, sin limitarse por eso, empero, a ser solo una historia didáctica o moralizadora, como apunta acertadamente Carlos Villanes Cairo. El verdadero fondo —la parte de denuncia— es el tráfico de animales exóticos de la Amazonía, entre cuyas víctimas se encuentran, además de la madre y la novia de Pico de Oro, él mismo, al haber quedado desamparado tras la desaparición de aquellas. Aunque caricaturesco (por el público para el que está pensada la novela), el retrato de los malvados conforma una dualidad dispareja pero complementaria: uno es Caimán, un rufián que llega desde la civilización a la jungla para arrasarla, y lleva consigo trampas y otros trastos propios de su mundo para capturar, someter y finalmente lucrar con los animales; el otro es el brujo Mokoloko, quien al aliarse con Caimán, traiciona a los suyos, pues dota a este del conocimiento para comprender la selva. Sin esa asociación el cometido de Caimán sería infructuoso.
En un contexto citadino y hasta doméstico, Pico de Oro vive diversas y sencillas aventuras que nos van delineando el verdadero objetivo de su travesía: la larga lucha para encontrar a su madre y a su novia Chocolatina, en la que los miembros de su nueva familia se involucran desde el inicio. Otra de las tesis que esgrime la autora es que los animales —como las personas— también pueden extrañar a sus seres queridos, como ocurre con Pico de Oro, cuya aflicción tiene como causa la separación de ambas loritas.
La novela es además una hibridación de la animización y humanización propia de la fábula —donde objetos y animales hablan entre sí—, pero llevada a una máxima avanzada, y convertida así en narración larga. Y como en la fábula, Isabel Córdova Rosas no olvida dotar a su historia de pequeñas anécdotas humorísticas, que hacen más atractiva su lectura, y claro, también de valiosas enseñanzas a partir de lo vivido por los personajes.
Algunas historias suelen conducirnos a la aventura de crecer. Definitivamente, la novela protagonizada por Pico de Oro es una de ellas.

DATO

Las aventuras de Pico de Oro se presentó el 14 de noviembre de 2013 en el auditorio principal de la Casa de la Juventud y la Cultura de Huancayo. Acompañaron a Isabel Córdova Rosas el narrador Héctor Meza Parra y el dramaturgo Eduardo Valentín Muñoz, así como el editor del libro, Juan Carlos Suárez Revollar.

Isabel Córdova Rosas

Isabel Córdova Rosas
Autora de más de 25 libros, se trata de la escritora más traducida en la historia de la literatura peruana. Destaca por su valiosa producción narrativa infantil y juvenil. Su obra Neruda para niños (1987) fue seleccionada por el Banco del Libro de Venezuela como «uno de los mejores libros para niños y jóvenes publicados en lengua española»; asimismo, Literatura oral andina para niños (1990) obtuvo el Premio al Fomento Cultural; y El zoo de verano (1993) fue finalista en el Concurso Internacional de Novela Edebé. Actualmente prepara la edición peruana de la novela infantil El lobo Florindo, que será publicada por el sello huancaíno Acerva.

Publicado en diario Correo el el 9 de noviembre de 2013.

La editorial huancaína Acerva Ediciones, por segundo año consecutivo, mantiene presencia en la Feria del Libro Zona Huancayo. Esta vez, gracias al apoyo decidido del fundador de la feria, Willy Mateo Cisneros, con quien además se suscribió una alianza estratégica para editar y poner a disposición de los lectores peruanos el volumen de crónicas de viaje Equipaje de mano (Acerva Ediciones, 2013), del periodista y escritor chileno Juan Pablo Meneses, quien además participará en la feria con la presentación de este libro y en varias actividades adicionales.

Como es habitual en las ferias del libro, el catálogo completo de Acerva, editorial especializada en literatura de la región centro, se viene ofreciendo a precios promocionales.

Asimismo, la editorial tendrá presencia en varias actividades, como el diálogo con escolares de Héctor Meza Parra, autor de la exitosa novela Los mataperros (Acerva Ediciones, 2013), programado para el viernes 28 de junio a las 11 de la mañana.

Desde este miércoles 19 de junio de 2013 empezará a circular en Huancayo el volumen de crónicas de viaje Equipaje de mano (Acerva Ediciones, 2013), del periodista y escritor chileno Juan Pablo Meneses. Se trata de un libro editado íntegramente en esta ciudad, y que es posible gracias al apoyo financiero de la Feria del Libro Zona Huancayo, que tendrá como invitado internacional al autor el 28 y 29 de este mes.

Como fundador de la Escuela de Periodismo Portátil, el chileno Juan Pablo Meneses emprendió un largo viaje por el mundo en busca de las historias más sorprendentes, provisto únicamente de su computadora y una cámara de fotos. El resultado son las doce crónicas ambientadas en diversas partes del planeta que conforman Equipaje de mano.

Destacan las crónicas “Las piernas de Kenia”, que retrata a miles de maratonistas de ese país que se esfuerzan para, pese a lo buenos y lo pobres que son, intentar una oportunidad en el atletismo de élite; o “Detrás de la fórmula”, que con fina ironía recorre el mundo de Michael Schumacher o Juan Pablo Montoya, estrellas de la fórmula uno, y más aún, el de los anónimos corredores acostumbrados a perder. Igualmente, “Rareza americana” se introduce en una villa estadounidense, pobre y decadente como ella sola, adonde van a retirarse los freaks (fenómenos) de circo al final de cada temporada de funciones provincianas; o los argentinos de ascendencia ibérica importados para repoblar la villa española de Aguaviva, que se está quedando sin habitantes y sin futuro.

Los niños boxeadores de Lautaro e Iquique, en Chile, están en “Los niños no sangran”: aunque ganen tienen la derrota al final del camino; al igual que aquel ferrocarril ya perdido, cuya reapertura esperan con resignada expectativa todos aquellos que, de una forma u otra, vivían de él, en “El tren del presidente Kennedy”; o los ecologistas de Greenpeace, en cuyo barco viajó el autor para retratar esa lucha quijotesca de salvataje del planeta, en “El barco de la familia verde”.
En esta serie de lugares y personajes disímiles no podía faltar el Perú: la Amazonía peruana es abordada en “Amazon Boys”, una tierra adonde las turistas europeas y americanas llegan, además de para conocer una tierra caliente, a caer rendidas ante la rabiosa masculinidad de los galanes selváticos.

Equipaje de mano es el primer libro del autor y fue publicado inicialmente en 2003. Formó parte de los catálogos de reconocidas editoriales como Planeta o Seix Barral y ahora es editado por primera vez en el Perú, donde se incluirá a la colección Pasiones periodísticas, de la editorial huancaína Acerva Ediciones.

Del libro el prestigioso escritor mexicano Juan Villoro escribió que como “cronista de alto riesgo, Juan Pablo Meneses busca verdades incómodas y escribe con la nerviosa felicidad del que ha sobrevivido de milagro. Equipaje de mano nos muestra los secretos que la realidad sólo revela a sus testigos cómplices”. Igualmente, el chileno Alberto Fuguet apuntó que “después de devorar Equipaje de mano a uno le dan ganas de viajar a los lugares que el autor colonizó. Pero, sobre todo, dan ganas de regalárselo a tus amigos. Meneses solo viaja para contarlo, y vaya que lo hace bien”.

Juan Pablo Meneses (Santiago de Chile, 1969)
Es escritor y periodista portátil, autor de los libros Sexo & Poder (Planeta, 2004), La vida de una vaca (Seix Barral, 2008), Crónicas argentinas (Norma, 2009), Hotel España (Norma, 2010) y Niños futbolistas (Blackie Books, 2013).

Sus artículos y crónicas se publican en medios como El Mercurio de Chile, ClubCultura de España, Glamour de México, SoHo y Gatopardo de Colombia, Clarín de Argentina, Etiqueta Negra del Perú y en otros quince países.

*Texto publicado en el suplemento cultural Solo 4 del diario Correo de Huancayo, el 15 de junio de 2013.

Más de este libro:

Equipaje de mano, de Juan Pablo Meneses

0

Equipaje de mano, de Juan Pablo Meneses

junio 9th, 2013 / / categories: Ediciones /

Un nuevo lanzamiento prepara Acerva Ediciones dentro de su catálogo Pasiones periodísticas para este 19 de junio. Se trata del volumen de crónicas de viaje Equipaje de mano, del prestigioso periodista y escritor chileno Juan Pablo Meneses. El libro, publicado inicialmente en 2003, formó parte previamente de los catálogos de reconocidas editoriales como Planeta o Seix Barral, y ahora es editado por primera vez en el Perú.

Equipaje de mano es el resultado de la inmersión de Juan Pablo Meneses en el periodismo portátil, que él formuló y puso en práctica al lanzarse a recorrer el mundo a la caza de historias, armado únicamente de una computadora y una cámara fotográfica. De esa manera, escribió las doce crónicas que conforman el libro, y que transcurren en sitios como Kenia, Estambul, España o Estados Unidos, así también en diversas partes de América Latina, como Chile, Argentina o la Amazonía del Perú, e incluso en aguas internacionales.

El libro se empezará a distribuir en Huancayo gracias a una alianza estratégica con la V Feria del Libro Zona Huancayo, cuya valiosa contribución permitió esta edición. Asimismo, se contará con la visita del propio Juan Pablo Meneses durante el lanzamiento oficial en el Perú, programado  en varias jornadas entre el 28 y 29 de junio en la mencionada feria.

EQUIPAJE DE MANO

Juan Pablo Meneses

184 páginas

Formato: 14.8 cm x 21 cm

Acerva Ediciones, 2013

ISBN: 978-612-46203-3-1

Segunda edición de Los mataperros de Héctor Meza Parra Acerva Ediciones 2013Una nueva edición de Los mataperros (Acerva Ediciones, 2013), de Héctor Meza Parra, acaba de ser publicada, con un diseño completamente adecuado para lectores jóvenes y que ahora conforma la nueva colección ¡A leer en el cole!

Esta segunda edición, de un formato más pequeño que la primera (mide apenas 17.5 cm x 12.5 cm), está pensada para los lectores más jóvenes, y ha sido diseñada para ser muy barata, a fin de evitar la piratería. Otro elemento destacado son las atractivas ilustraciones de interiores que caracterizan a los diversos personajes que desfilan por la novela, así como algunas divertidas situaciones que ocurren en ella.

En la imagen de la cubierta se puede ver a los tres mataperros (de izquierda a derecha:, Élver, Lucho y Ángel), y de fondo los cerros serranos de Tarma (Junín, Perú), donde transcurre la novela.

LOS MATAPERROS

Héctor Meza Parra

2da edición. 100 páginas. 17.5 cm x 12.5 cm

ISBN: 978-612-46203-2-4

Notas relacionadas:

El mataperro que todos llevamos dentro

Héctor Meza Parra (Jauja, 1963)

Los mataperros, de Héctor Meza Parra

0

Sobre Arrasados y otros cuentos

agosto 14th, 2012 / / categories: Noticias y prensa /

Sobre Arrasados y otros cuentos

Alberto Echegaray Ortega
Arrasados y otros cuentos (Acerva, 2012) recibe su título del de uno de los mejores cuentos de Zein Zorrilla (autor conocido por la que es una de las grandes novelas andinas de las dos últimas décadas: Dos más por Charly). Trata de la violencia política en nuestro país, y presta su nombre a esta impactante colección.
Acompaña a esta antología “Ningún muerto es ajeno”, otro impactante cuento sobre la violencia política que asoló, principalmente, la sierra. Junto con “Arrasados”, hace un neurálgico muestreo de lo que fue el terrorismo; un conflicto sin patria, sin bandos de ningún tipo, porque ahí todos pierden.
Otros cuatro cuentos acompañan a esta colección, que tienen la virtud de ser los más legibles de toda la narrativa de Zorrilla. “El harem de Tony Flags” muestra a un patético conquistador, y lo retrata tan bien, que se convierte en uno de los mejores cuentos de toda la colección.
“Fiesta de promoción” trata, de manera sutil, del problema del tráfico de drogas, que puede enriquecer o empobrecer, en apenas un momento, y según las reglas de la suerte, al que más.
La imprecisión de “Mariposa Barbarán” es su mayor virtud. El cuento más difícil de la colección, pero también uno de los más bellos. Y “Maestro soldador” es otro gran cuento, uno de los más extensos, un cuento de amor, a pesar de todo.
Los héroes de Zorrilla no hacen grandes hazañas, no conquistan grandes junglas ni viajan por las galaxias. Simplemente son personas como nosotros. Y ahí están las magnánimas cosas que pueden hacer, grandes y posibles cosas en la vida del ser humano.

Imprescindibles Solo 4:

Mades Medus, teatro en escena,

de María Teresa Zúñiga

El nuevo libro de María Teresa Zúñiga Norero (Acerva, 2012) viene a ser una pieza fundamental de la literatura del centro. Lo conforman Mades Medus, obra de gran alcance en el teatro latinoamericano, en la que dos personajes circenses construyen su mundo a partir de algunos retazos de sueños y realidad. Además están en este libro Ciber, obra que juega entre la fantasía de la niñez y la lógica adulta; y Cambio de hora, obra juvenil que, con mucho humor, aborda las diversas contradicciones humanas.

Imprescindibles Solo 4:

El rubio hijo de Wallallo,

de Carlos Villanes Cairo

Un libro que hace una selección de los cuentos más importantes de Carlos Villanes Cairo, un escritor huancaíno que ambientó gran parte de su obra en el Valle del Mantaro, en la ciudad de Huancayo y en algunos pueblos vecinos, como Concepción, Ahuac y Chongos Bajo.

Sus protagonistas son hombres y mujeres de esta zona, que también comprenden entre el mundo mitológico y el de nuestros días. Los cuentos, divertidísimos en su esencia, son un muestrario de los mejor de la narrativa breve de Villanes Cairo.

0

La casita de los recuerdos

julio 15th, 2012 / / categories: Noticias y prensa /

La casita de los recuerdos

Por: Jaime Bravo Gaspar

Primera novela (corta) y quinto libro del escritor José Oregón Morales (Tayacaja, 1949), La casita del cedrón, sigue la senda de aquella estirpe de escritores que apostaron por la “literatura de costumbres”, como así denominaba el crítico Manuel Baquerizo Baldeón a la literatura indigenista, muy de moda allá por los años treinta y vuelto a replantearse décadas posteriores, con Oscar Colchado Lucio, Zein Zorrilla y Edgardo Rivera Martínez por nombrar a algunos.

Como se sabe, Oregón Morales inició su carrera literaria con el libro Kutimanco y otros cuentos (1979), donde recoge historias de la oralidad andina, poniéndonos en contacto con las costumbres, tradiciones propias de los pueblos de los andes del sur; de esta misma línea, publicó Loro ccolluchi y otros cuentos (1986), para luego publicar un drama social, El Motín (1986), y finalmente retornar después de casi veinte años con Memorias del cuye Arroyo (2004), que son breves relatos de corte jocoso y humorístico.

La novela, escrita en primera persona, da cuenta de la vida de Chipsa, desde su infancia, en medio de una familia tradicional, subyugada bajo la figura patriarcal en un ambiente machista; en ese contexto, Chipsa recorre los recónditos parajes del pueblo de Pampas, Salcabamba, para luego realizar un éxodo en busca de una esperanza de cambio en su vida, y arribar a Huancayo, ciudad donde se hace compositora.

A grandes rasgos, la historia de La casita del cedrón, nos remite también, en paralelo, conocer parte de la biografía de la compositora Carmela Morales, madre del autor —según su propia confesión— a manera de homenaje por su gran aporte al folklore en esa parte del país, realizando una fábula de la violenta modernidad y la visión de una testigo privilegiada de los cambios sociales que se suscitaron en los andes centrales.

La novela corta La casita del cedrón, obra que llegó a ser finalista en el III concurso latinoamericano de Ecuador, en el 2005, así como también en el concurso nacional “Horacio” en el 2008, en palabras de Sandro Bossio Suárez —quien prologó el libro—, “es un buen ejemplo de que la literatura de corte campesino no tiene porqué estar disgustada con la modernidad técnica y recursiva de la literatura universal”.

Una novela que hizo brotar mis recuerdos

Por Juan Luis Espinoza Chinchón
La casita del cedrón, a pesar de ser una historia breve, despertó violentamente mis recuerdos. Yo pensaba, equivocadamente, que ya no iban a brotar estos recuerdos celosamente cicatrizados, que volvieron a sangrar echando truenos.

Me siento deslumbrado con esta historia que escribió José Oregón Morales. Como con la magia, La casita del cedrón ha producido en mí dos cosas: primero, me hizo retroceder al mundo infantil, cuando jugaba con piedras de colores; piedras que tenían vida y nombre. Y cuánto decir de mi “Cuto”, aquel perrito que compartió mi fiambre y tantas veces me acompañó en los vericuetos del destino.

Recordé la ingratitud de los terratenientes; y el desprecio, la envidia, el odio y la maledicencia doméstica. Pero también me ha mostrado una gran lección: que la actitud valiente de tomar resueltamente las decisiones es de clase mayor. Sí, la actitud de Chipsa, esa niña valerosa que huye para enfrentar al mundo sin miramientos, es un ejemplo vivo, un parangón sin límites que nos enseña a afrontar este mundo de iniquidades e injusticias, a este mundo cruel donde reina la irracionalidad.

La casita del cedrón es, de la misma manera, el espejo que refleja a nuestro país. ¿Qué nos recuerdan, sino, aquellos hombres que deambulan por las calles pidiendo mendrugos de pan? Chipsa nos enseña que debemos tomar decisiones, buscar la forma de salir del fango. Esta obra a su vez me arrastró al mundo de la violencia social, donde los inocentes eran culpables y los mudos eran obligados a hablar. La honradez es práctica de los hombres más pobres del mundo andino. Y se narra todo genuinamente, con ternura, como cuando el médico de los pobres dice: “regresa a tu casa estos alimentos para que se recupere el enfermo”; o cuando los pobres hablan de Chipsa adulta: “no señora, no, es para la señora Carmela; ella no nos engaña”. Hay más en el libro, como cuando Chipsa defiende lo suyo con fortaleza y voluntad; y todo eso me ha persuadido de principio a fin.

0

La voz de la luna

julio 15th, 2012 / / categories: Noticias y prensa /

La voz de la luna

Por Juan Luis Espinoza Chinchón

Leí Luna de agua de Gerardo Garciarosales con los ojos encharcados, llorosos como el día luctuoso en que enterraron a mi abuelo.

¿Cómo es posible que las palabras mágicas del libro originen un llanto incontenible? Al releer volví a llorar. Extasiado, absorto, encantado, aún con las mejillas empapadas, salí de mis aposentos para contemplar la luna. En el firmamento, adornada por las estrellas titilantes, encontré la imagen de mi abuelito.

La obra que está narrada poéticamente, ha trastocado mis recuerdos. Las palabras mágicas de la abuela y el niño me han atrapado. Sorprendido, volví a oír la voz de mi abuelo: “La luna, hijo mío, dice que el año que viene no dará buena cosecha, así que medido nomás consumiremos”. Aquella noche lo miré a él y a su inspiración celestial. No encontré ninguna voz. Pensé que estaba sordo. Nadie esclareció mi inocencia. Después de romper la timidez que me empuñaba, le pregunté con voz temblorosa: “¿Cómo puedo conversar, abuelito, con la luna?” “Mira, mira a la luna”, me dijo. “En cuanto aprendas a leerla, podrás oír su voz”.

Cuando fui a la escuela, pensé que el profesor me iba a enseñar a escuchar la voz de este satélite, incluso me lavé bien las orejas, pero el Señor destrozó raudamente mis deseos. Volví a buscar al anciano, mas este gran maestro ya se había ido al mundo de Juan Preciado. Después, supe que él no sabía leer ni escribir, pero conversaba con la naturaleza. Leí las maravillas del mundo andino. Seguí sus pasos y hallé principios inmarcesibles. La luna con sus encantos me ofreció mucha sabiduría, me enseñó a tender las papitas menudas para el chuño con exactitud infalible.

Luna de agua resume la imagen del mundo andino, la relación del silencio jaujino con este astro, sus costumbres, su vida, que no es otra cosa que la existencia del hombre del ande que aguarda con esperanza.

José Oregón Morales y La casita del cedrón

Joel Carrillo de la Cruz

El entrañable escritor José Oregón Morales nos vuelve a ofrecer su novela corta La casita del cedrón (2011), que ya va en su cuarta edición.

¿Qué es lo que origina en esta novela su empatía con el lector? Seguramente es esa simplicidad, esa sinceridad, esa naturalidad con que Chipsa, la protagonista, nos cuenta su vida, años antes de convertirse en la reconocida intérprete folclórica Carmela Morales Lazo.

Hay dos partes distinguibles en la novela. Una es cuando Chipsa-niña debe lidiar con el indomable carácter de su padre, el causante de todos sus sufrimientos. El ambiente falto del amor materno (que también es anulado por el padre), origina que los animales se conviertan en sus compañeros y cómplices. Son los únicos que le dan el afecto que le es negado en casa, y llega a una relación filial con ellos. Ejemplos sobran, como cuando Chipsa clama por su vaca: “Mamacita Pillcacha, no te moverás lindita hasta que amanezca”; o cuando sus perros son los únicos que la pueden acompañar y les ruega: “¡No se vayan, padres míos, acompáñenme!”.

Hay gran diferencia entre el trato tosco que recibe del padre: “¡Despierta, carajo! ¡Anda notifica a los peones!” y el cariño de sus animales: “¡Yana, Tahua Ñahui! Me despertaron lamiéndome la cara, jadeando sobre mi pecho”. Otra escena contundente de La casita del cedrón ocurre cuando el padre intenta arrollar a Chipsa montado en el “Gringo Caballo”, y éste la miraba “con sus ojos desorbitados, torcía el cuerpo y hacía caer sus cascos lejos” de ella.

La narración en primera persona no es arbitraria. El hecho de que una niña, pobre y con escasa instrucción, nos relate su vida, le da el carácter picaresco de la novela del siglo XVI. Y hay varios asomos a El Lazarillo de Tormes, la labor de lazarilla de Chipsa con su tío ciego, por ejemplo.

La casita del cedrón es una bonita novela, tierna y muy fácil de leer.

Lo nuevo en esta edición

La cuarta edición de La casita del cedrón (2011) de José Oregón Morales ofrece un cuidadoso trabajo. A diferencia de las ediciones anteriores, esta vez la novela cuenta con significativas mejoras e importantes cambios en el ámbito narrativo. En esta ocasión se han eliminado numerosas erratas que esta novela arrastraba desde sus primeras ediciones. Por eso su lectura esta vez se siente más fluida, más cómoda.

Génesis del título de La casita del cedrón

Por: Arturo Concepción

La casita del cedrón es la obra del escritor José Oregón Morales (1949-Pampas-Tayacaja) y que fue presentada en la III Feria del Libro Zona Huancayo el 1 de julio a las 5:30 p.m. en el auditorio Oswaldo Reynoso. Diremos que el título responde a los intereses del autor para que su obra tenga acogida en la sociedad. Iniciamos la lectura de una obra literaria con la comprensión del título.

La casita del cedrón es un título poético, el autor pone de relieve, metafóricamente, la presencia del cedrón, árbol de hojas aromáticas que se toman en infusión, y que sirve de compañía  y recurso alimenticio a los tres hermanos que han huido de la casa familiar y viven en la casita que les dio su tío Godo, hermano de la mamá:

“El tío Godo nos cedió una casita en las afueras del pueblo, bella como una margarita blanca acurrucada en los verdes sembríos del valle. Sólo tenía dos habitaciones, nos dio la del segundo piso. Lo que la hacía más bella era un arbolito de cedrón, verde y vigoroso que expandía su aroma en todo el ambiente”.  (La casita del cedrón, p.52).

En esta obra, el título relaciona la casa donde habitan los tres hermanos con el arbolito a quien consideran como un miembro de la familia, y que les prodiga su auxilio en los momentos más críticos de la necesidad:

“Impulsados por el hambre salíamos a pasear por la vera de los trigales ajenos y disimuladamente arrancábamos algunas espigas, las desgranábamos, las tostábamos en la callana y luego de molerlos sobre el batán conseguíamos un puñado de morón para la sopa de ese día.
”Semanas completas volvíamos los ojos al cedrón y él nos alcanzaba sus ramas generosas para quebrarlas, y hervir sus aromáticas infusiones. Sobrevivíamos al hambre sólo con su agüita.
”Muchos días, vencidos y tristes, nos sentábamos alrededor de la olla vacía. Entonces los tres hermanos, cuatro con el cedrón masticábamos nuestra amargura”. (La casita del cedrón, pp. 55-56 ).

El escritor José Oregón Morales con este título anhela despertar la curiosidad del lector, quien  con seguridad se ha preguntado, ¿es posible que un cedrón tenga su casita?, ¿es la historia animada de un cedrón?, optando por la lectura para salir de sus dudas, pues  títulos como éste generan intriga, por ejemplo La serpiente de oro de Ciro Alegría, en la novela no hay ninguna serpiente, sino que es la denominación poética que realiza el novelista del río Marañón.

Publicado en Fulgor de espigas, del diario Primicia de Huancayo

2011: Producción editorial de la región

Juan Carlos Suárez Revollar

A lo largo de 2011 se ha publicado muchísimos libros en la Región Centro. Citaremos a continuación algunos de los más relevantes.

Dos de los lanzamientos más importantes llegaron de parte de la editorial San Marcos, que publicó en su nueva colección “Ágora” la novela Gritos en silencio, de Isabel Córdova Rosas, una potente historia contextualizada en los años de la violencia política del Perú. En la misma colección, Sandro Bossio publicó La fauna de la noche, una novela policial con un rico fondo sociológico, que aborda el mundillo médico y que, acorde con el estilo del autor, no deja de lado la historiografía en su trama.

Félix Huamán Cabrera publicó El corcel del Monte Carmelo en la fiesta del Niño Chaperito. La editorial Puntocom, por su parte, reeditó El tesoro de Catalina Huanca, de Nicolás Matayoshi; y Zeit Editores (especializada en poesía) editó La escultura que se mató por el poeta, de Josué Galdós Talaverano.

Asimismo, Acerva Ediciones lanzó su colección “Pasiones narrativas”, que busca reunir la mejor literatura de la Región Centro, y del que vieron la luz este año Kassandra y nueve mentiras menores, de Sandro Bossio, y Dos árboles y otras formas de internarse en la niebla, de Augusto Effio Ordóñez, ambos con los cuentos más representativos de sus autores. También forman parte de esta colección las ediciones definitivas de la novela breve La casita del cedrón, de José Oregón Morales, y del volumen de narraciones orales Luna de agua, de Gerardo Garcíarosales.

Entre los nuevos autores, se presentó Seven, libro que recoge cuentos de siete autoras de la región y Madrugada, de Graciela Ramírez; así también Ulises Gutiérrez publicó su primera novela, Ojos de pez abisal, los tres por editorial Bisagra. Guerra Florida Editores, por su parte, editó un interesante poemario, Sociedad NN, con jóvenes autores de Cerro de Pasco; y su equivalente de Huancayo: Cuarta pared.

Sergio Castillo Falconí publicó su poemario Detrás de la séptima puerta; igualmente se editaron los poemarios del Premio Presencia Xauxa: Derramado cielo y el volumen de cuentos La villa del Señor, de Fernando Mendoza Canales.

Entre las ediciones de autor, cuentan Los pueblos del Hatun Mayo, de Manuel Perales Munguía. Igualmente, Wanka Limay. Idioma Wanka, de Sebastián Paredes Buendía, un volumen que aborda la cultura, la historia y el idioma huanca. Con un objetivo similar Apolinario Mayta publicó Huancayo: síntesis de su historia. En lo referente a literatura, propiamente, están: Historias, relatos, canciones, poemas y composiciones, de Reynaldo Oré Quinto; así también, Tradiciones isabelinas, de Ricardo Gago Bustamante y Vidal Maldonado Chipana; y El chuto Pukalunku y la jaujina virgen, de Sario Chamorro Balvín.

Como se ve, en 2011, y pese a la interrupción que siempre genera un proceso electoral en este rubro, se ha tenido mucha producción editorial. Suponemos que en el año 2012 será aún mayor, pues esta actividad se ve potenciada por la formalización de las editoriales y por el impulso de instituciones como la Feria del Libro en Huancayo.

Publicado en suplemento cultural Solo 4 del diario Correo de Huancayo, el 31 de diciembre de 2011